sigma  >  sala de prensa  >  Notas informativas
Notas informativas

EL TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA UE HA HABLADO

21 DIC 2016

Llegó el día. Se esperaba con gran expectación la decisión que pudiese adoptar el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Y el TJUE ha hablado, y lo que ha dicho es que la limitación retroactiva de lo cobrado en exceso por las entidades bancarias choca frontalmente con el Derecho Comunitario; 'la jurisprudencia española que limita en el tiempo los efectos de la declaración de nulidad de las cláusulas suelo contenidas en los contratos de préstamo hipotecario en España es incompatible con el Derecho de la Unión'.

 

Hasta ahora la fecha clave para el tan manido asunto de las cláusulas suelo era el 9 de mayo de 2013, fecha en que el Tribunal Supremo declaró “Es notorio que la retroactividad de la sentencia generaría el riesgo de trastornos graves con trascendencia al orden público económico, al extremo que el Ministerio Fiscal, pese a recurrir la sentencia de apelación, se pronuncia en el sentido de que no procede reconocer efectos retroactivos a la decisión de nulidad de las cláusulas controvertidas”, es decir aducía causas macroeconómicas adelantando que nuestro sistema financiero, aun débil, podría no recuperarse.

 

A modo de conclusiones, el propio Tribunal Supremo estableció:  “Consecuentemente con lo expuesto, procede declarar la irretroactividad de la presente sentencia, de tal forma que la nulidad de las cláusulas no afectará a las situaciones definitivamente decididas por resoluciones judiciales con fuerza de cosa juzgada ni a los pagos ya efectuados en la fecha de publicación de esta sentencia”.

 

Este razonamiento esgrimido por el Alto Tribunal español, queda puesto en tela de juicio desde Luxemburgo por cuanto se considera que poner cotos temporales a la declaración de nulidad “priva a los consumidores españoles que celebraron un contrato de préstamo hipotecario antes de la fecha del pronunciamiento de la sentencia del Tribunal Supremo del derecho a obtener la restitución de las cantidades que pagaron indebidamente a las entidades bancarias”.

 

 Que podíamos encontrar hoy una resolución en los términos que estamos exponiendo, cabía dentro de lo posible, pero si hablamos en términos probabilísticos lo más plausible parecía que el Tribunal de la Unión Europea hiciera suyas las conclusiones de Paolo Mengozzi, abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea quien negaba que el fin de la Directiva europea sobre cláusulas abusivas fuera  'la armonización de las sanciones aplicables en caso de que se aprecie el carácter abusivo de una cláusula contractual y, por lo tanto, no exige a los Estados miembros que establezcan la nulidad retroactiva de tal cláusula' y mantenía que correspondería al ordenamiento interno de cada estado miembro precisar las condiciones en las que un órgano jurisdiccional nacional puede limitar los efectos de las resoluciones por las que se calificaba como abusiva una cláusula contractual. No ha sido compartida esa opinión por el TJUE afirmando de manera rotunda “la declaración judicial del carácter abusivo de una cláusula debe tener como consecuencia el restablecimiento de la situación en la que se encontraría el consumidor de no haber existido dicha cláusula”.

 

Afirmar que esta Sentencia supone un antes y un después, parece que definitivo, no resulta baladí, pero desde aquí, siquiera a vuela pluma, me parece interesante dejar un par de pensamientos someramente esbozados. El primero sería si existe cualquier tipo de responsabilidad por parte del regulador del sector bancario, es decir, el Banco de España, quien no ha sabido prever que esta cuestión podría alcanzar el recorrido hasta llegar a esta Sentencia. El segundo pensamiento, malvado si quieren, es quién va a hacerse cargo de los gastos que las entidades bancarias habrán de asumir, dicho coloquialmente, quién va a pagar la fiesta, pues desde que se conoce el fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea las caídas de los valores cotizados en la Bolsa están sufriendo caídas de consideración.

 

En cuanto a la aplicación y efectos que deba producir esta Sentencia en el ordenamiento jurídico español, se hace imprescindible puntualizar que la declaración de nulidad de las cláusulas suelo no se produce per se, pues existen determinadas condiciones en que son perfectamente válidas y operarán conforme a derecho, por lo que habrá que estar a cada caso concreto, lo que obliga a los consumidores a instar la reclamación judicial para conseguir obtener la declaración de nulidad o abusividad y con ello la restitución de las cantidades indebidamente satisfechas.


Rafael Luján Panadero

Abogado

Copyright © 2016 SIGMA Abogados. All Rights Reserved.   Aviso legal.